Mundial 2018-3

Quiero que pierdan todas las selecciones nacionales

Ya hace mucho que se jugó el Campeonato Mundial de Fútbol. Esos días escribe tanta gente de fútbol que apabullan los argumentos críticos, no es fácil separar el trigo de la paja y, como además es verano, dejas de lado las fatigas de escribir y te tumbas a la bartola. Así, meciéndome panza arriba, a la brisa generosa de un treinta de junio de Xàbia, ojeaba un Levante EMV. En la portada Jorge Rodríguez, alcalde de Ontinyent sospechoso de alguna trapacería, se da un baño de adhesiones incondicionales sonriente ¿Por qué sonríe? Tres bebés ahogados frente a las costas de Libia. Vísperas del partido de España contra Rusia, que evoca el gol de Marcelino de 1964 y el subidón del honor patrio de la dictadura. Parece un periódico de aquella década.

En la página cinco, Josep L. Pitarch se sincera y dice lo que tantos piensan y dicen en petit comité, quiero que pierda la roja. Quiere que pierda la selección española por la hartura de exhibicionismo españolista, el patriotismo descerebrado, la imbecilidad en la vestimenta, los sentimientos identitarios desnortados. A mí me gusta el argumento, que Pitarch no dice, de que si eliminan a la Selección, entonces solo quedamos viendo el fútbol los que nos gusta el fútbol. El columnista dice que “el fútbol se la bufa”, aunque no lo parece.

Luego reparte argumentos, generalmente mal informados, sobre el impacto económico del fútbol, el abuso de las autoridades que los apoyan y, por fin, confiesa la auténtica razón por la que quiere que pierda La Roja, La exaltación de la selección española va en contra de quienes no estamos de acuerdo con este Estado. Cabe pensar que si nuestro estado fuera. por ejemplo, republicano, a J.L. Pitarch ya le gustaría La Roja. Y en eso no estamos de acuerdo porque yo con ningún estado quiero que me representen las selecciones nacionales. Yo en realidad quiero que pierdan todas las selecciones nacionales, que se ahoguen con todos sus estandartes y que a los jugadores les saquemos a hombros al cántico de “hemos ganao, hemos ganao, el equipo colorao” y que les paguen sus madres con besos.

Me gusta lo que dice al final. Yo también me lo he preguntado: ¿Dónde se meten los del honor patrio y las camisetas coloridas cuando pierden? Porque se habrán dado cuenta de que la mayor parte de los equipos pierde, de los treinta y dos equipos que jugaron este mundial, solo uno ha ganado.

Apenas recuperado de este artículo, en la página siguiente Nicolás Junquero escribe un artículo insólito, “La universalidad del deporte”. El artículo es como la Carta Europea del Deporte de la UNESCO. Dice cosas tan bonitas como que “En la mayoría de los países se utiliza la práctica deportiva para transmitir valores democráticos para la resolución de conflictos de tolerancia y paz”. Inquieta un poco que diga que eso ocurre en la mayoría de los países, es decir que en algunos se utiliza para otra cosa. ¿Para qué? No se me ocurre: ¿Para manipular a la gente? ¿Para negocios sucios, como blanqueo de dinero, evasión de impuestos?

Con que hubiera dicho que esto es lo deseable pero que está muy lejos de la realidad parecería menos una declaración de intenciones de UNICEF, UEFA, FIFA, MUFACE¿?...

Cuanta F, en las siglas, como las de la F1 que aparece en el mismo diario porque “la jueza de la F1 cita como investigadas a once empresas…”

Levante EMV 30 de junio de 2018

 

  • Visto: 82